2014/11/24

Animales

El agua fría anuncia en otoño el próximo invierno. Se hace acopio de leña antes de que las húmedas lluvia y nieve  visiten las cabañas. El viento se revuelve y trae con él cierto olor a matanza. Dos animales ofrecen sacrificios, hombre y lobo se miran desde lejos, no sin cierto recelo.

Foto: Manuel Ángel Gutierrez

Entre los suyos, uno come carne seca antes de meterse entre pieles para iniciar el viaje de los sueños y otro ve acercase la noche  con un aullido de queja hacia la luna por el forzoso ayuno, antes de hacerse un ovillo en su fría cueva.
La comida está garantiza para uno de ellos al despertar y no tendrá que salir a cazar. El otro no tiene alternativa, vive el día a día, y junto a su manada otea el horizonte y afina el olfato para percibir lo que le trae el viento.

El ganado del hombre parece que no ofrecerá resistencia, una barrera de madera  no es obstáculo. El único problema es el hombre que lanza fuego con sus manos y mata desde lejos. Audacia, sigilo y velocidad son las armas del lobo, junto a la motivación más fuerte del hambre que siente para seguir vivo. Para él, la lucha por la vida es a muerte.

Cuando todavía el alba apuntaba y las sombras eran aún dueñas del bosque, el quinto sentido, la intuición, despertó al hombre, mientras el lobo descendía por la ladera del valle sin hacer ruido, acompañado por sus hembras. Quiso el primero no hacer sangre y salió al encuentro con alimento.  Lo depositó en el lugar donde el viento podía llevar el mensaje y se quedó a la espera, a distancia de salvaguardia.

Con las miradas y el movimiento pausado de ambos animales se limaron resquemores mutuos, hasta que la manada de lobos trajo a los propios cachorros, al fácil alimento del hombre. El tributo de uno, tuvo la recompensa en amistad del otro.


© Samier 2014  24

4 comentarios:

Jose Francisco Sastre Garcia dijo...

Me gusta la historia: con una enorme simplicidad, sin necesidad de alharacas, y un buen sentido de la sensibilidad, has construido un breve cuento que llama mucho la atención hacia la relación que debería haber entre el hombre y la naturaleza que, en el fondo lo engendró...

Carlos López dijo...

Has conseguido transportarme a los recuerdos de mi niñez,cuando me llevaron a "tomar los aires" a nuestra montaña Leonesa...ese humo con olor a "cirrio" y las casas con olor a matanzas, las señoras con las prisas limpiando tripas y embutiendo...

PURI SANCHEZ dijo...

Sencillo, pero lleno de intensidad. Me gusta cómo fluyen las palabras, con ritmo y armonía.

Elena Picazo Casado dijo...

Precioso.